Showroomprive indicó a primeros de este mismo año 2015 que los españoles tenían entre sus grandes preocupaciones el poder ahorrar algo. No obstante se ha quedado en eso, en una intención, porque en la práctica no está sucediendo así.

Según el INI es debido a que la caída en la tasa de ahorro respecto al 2013 se produce ya que a pesar de que la renta disponible de los españoles ha aumentado un 1,4% durante el 2014 (los asalariados percibieron una mayor remuneración), también se ha incrementado el 2,3% lo destinado al consumo. Aunque el ahorro que las instituciones sin fines de lucro y los hogares consiguieron alcanzó los 67.489 millones de euros en 2014, quedó por debajo del generado en el 2013.

Si somos de los privilegiados que podemos ahorrar algo nos surge el problema de escoger en que producto lo haremos. Mucho de esta elección depende de nuestro historial anterior de productos financieros.

Muchos son los productos a poder escoger, pero si vamos a los mayoritarios entre el colectivo de ahorradores, las siguientes opciones se nos antojan las más interesantes y que cada uno debe de valorar en función de su capacidad de ahorro, destino del mismo y la relación entre precio/riesgo/rentabilidad que se desea obtener.

  • Depósitos. Rentabilidad nula o casi nula. Producto para los que no quieren correr riesgos.
  • Cuentas remuneradas. Mucho más atractivas antes en cuestión de la remuneración que daban, pero por lo menos se consigue ahorrar con ellas y suelen estar exentas del pago de comisiones. La cuenta inteligente de EVO Banco, con una remuneración del 1,10%TAE en su cuenta remunerada, la Cuenta Naranja de ING Direct con una rentabilidad del 1,90% TAE los tres primeros meses, la Cuenta Remunerada de Bankinter con una rentabilidad del 5,00% TAE el primer año, son algunas de las que nos podemos encontrar en el mercado.
  • Fondos de Inversión. Sustitutos de los anteriores. Hay muchos tipos en función de nuestro nivel de preferencia o aversión por el riesgo.
  • Planes de pensiones. Ni que decir tiene que son los productos de ahorro a muy largo plazo y pensados en la jubilación.

Las rentabilidades en ninguno de estos productos está siendo demasiada en la actualidad, es más los depósitos bancarios en este año han llegado a dar rentabilidad nula con lo cual no nos parecería extraño que en breve cobrasen comisión incluso los bancos a aquellos clientes que lo quisieran contratar.

Compartir