El mercado laboral, aun a pesar de sufrir contención en cuanto a la contratación, ha experimentado un cambio en las necesidades de nuevas profesiones por lo cambios que se están produciendo y han producido en el entorno. Cambios que han determinado el cambio de actividad en algunas empresas o la aparición de otras nuevas que ocupen esa demanda cambiante de la sociedad pero que, en ambos casos, exigen la contratación de nuevas profesiones que hasta la fecha no existían, con nuevas aptitudes, nuevas habilidades y, en definitiva, con nuevas necesidades de formación para cubrir estos puestos de trabajo nuevos.

Lo más llamativo de los últimos años está sin duda en la evolución o, mejor dicho, revolución tecnológica y revolución social. En la primera, empresas casi desconocidas como Google, Apple o Microsoft, han pasado de ser pequeñas empresas a imperios multinacionales con un valor de empresa incalculable. Uno de sus éxitos fue el saber adaptarse a los cambios del entorno y de la sociedad y, para ello, necesitaron cubrir con los mejores profesionales los nuevos puestos de trabajo que se demandaban.

En la segunda, la globalización en el uso de Internet ha provocado cambios en los clientes, que antes recibían publicidad tradicional pero ahora son clientes sociales, que piden que las empresas les den contenidos de valor. Esto hace que las empresas deban de tener en plantilla nuevos profesionales vinculados al mundo 2.0. Social media manager y Community manager, son de los perfiles más de moda hoy en día entre los nuevos trabajos que han aparecido con la revolución social.

Otros como el de desarrollador de aplicaciones móviles han visto incrementada su demanda por el boom tecnológico del uso de Internet en dispositivos móviles.

Nuevos trabajos más allá de Internet y las nuevas tecnologías

Otras profesiones han surgido por los cambios en las costumbres y usos de los clientes. Ya existían pero han tenido que evolucionar.

El consultor de toda la vida ahora debe de preocuparse más de enseñar a sus clientes como adaptarse a los cambios del entorno si quiere sobrevivir.

El sector de la Tercera Edad ha cambiado ya que el envejecimiento de la población ha hecho que se demanden más profesionales pero también nuevos servicios ya que la gente se hace mayor pero con más calidad de vida con lo cual hay que cubrir las necesidades que le surjan.

Siempre ha habido preocupación por la sostenibilidad, pero esta ha crecido en los últimos años, con la preocupación por las nuevas fuentes de energía, cuidado con el medio ambiente y actitudes similares. Esto exige la presencia de nuevos puestos de trabajo.

Compartir