La Economía colaborativa en alza

A los problemas añadidos que ya hay en este país para hacerse y trabajar como autónomo, se le ha añadido el ‘factor crisis’ como el detonante de que hayan aparecido nuevos comportamientos empresariales u organigramas en el mundo laboral para adaptarse a las nuevas TICs y medios sociales, y a la caída en el consumo generalizada que hemos tenido desde el inicio de la crisis.

Hablamos de lo que se denomina actualmente como la Economía colaborativa. Disfrutar de un servicio cuyo coste es soportado por un grupo, acaba siendo una solución ideal ante la falta de dinero para poder disfrutarlo uno solo.

Un ejemplo muy de moda en la actualidad es el ‘coworking’. Diferentes profesionales trabajan en el mismo espacio físico cada uno en su actividad y se unen para repartirse los gastos que genera el tener una oficina abierta. Un local se divide en despachos individuales para que diferentes profesionales, cada uno en lo suyo, tengan una oficina abierta al público pero además  con la finalidad de compartir los costes de mantener estas oficinas de forma conjunta: luz, gas, agua, …..

Compartir espacio de trabajo va encaminado claramente al ahorro de costes al compartir un servicio entre todos.

Otro ejemplo que seguro que lo conocéis es de la firma BlaBlaCar. En esta firma lo que se trabaja es porque la gente comparta el vehículo para realizar el mismo viaje compartiendo costes, evitando que por ejemplo todos los que compartan coche tengan que coger individualmente el suyo. Un uso compartido del coche encaminado a la reducción de costes.

Otro ejemplo, que en España ha tenido ciertos problemas, es la firma Uber, ya que esta lo que tiene por funcionamiento es que el propietario de un coche puede alquilarlo para llevar a cualquier otro usuario de la plataforma a cambio de un precio, algo que no deja de ser un servicio de taxis. Por este motivo ha sido declarada ilegal en España ante la denuncia de este gremio.

También como nueva actividad dentro de la economía colaborativa y uso compartido nos encontramos con el ‘carsharing’ : alquilar vehículos por horas. Está llegando el auge a tal punto que ya se ha creado la Asociación Española de Car-sharing para dar cada vez más apoyo al vehículo compartido.

Ya también empresas grandes y consolidadas recurren a ofertas de este tipo de uso compartido. Un ejemplo es RENFE, que tiene en el mercado las tarifas de Mesa: que cuatro clientes se unan para el mismo viaje compartiendo la misma mesa y se ofrecen rebajas en los billetes en ocasiones de hasta un 60% del precio individual.

Compartir