¿Podemos comprar todo lo que queramos de segunda mano?

La respuesta podría ser casi al 100% de probabilidades que SI. Pero el que podamos no quiere decir que debamos.

La crisis ha hecho que mucha gente, por desgracia, hay tenido que acudir, bien a vender o bien a comprar, productos al tipo de tiendas que conocemos como de ‘segunda mano’ o rastrillos. En ellos podemos encontrarnos prácticamente de todo. Además, el uso de Internet ha multiplicado este tipo de mercado de compraventa ya que podemos adquirir productos de segunda mano en prácticamente cualquier lugar del mundo, cosa que hasta hace poco no ocurría.

Es decir, la posibilidad de adquirir productos de segunda mano se ha ampliado, lo mismo que la necesidad de venderlos y comprarlos.

Pero como indicábamos antes, el que se pueda adquirir de todo, no quiere decir que sea lo adecuado ni que debamos hacerlo. La salud, la seguridad o circunstancias similares son algo que no se puede valorar ni cuantificar en dinero, y menos el descuento entre adquirir algo como nuevo o como de segunda mano.

¿Estarías a ahorrarte unos cuántos euros al comprar algo de segunda mano que te pudiera suponer en un futuro un problema grave?  Está clara la respuesta.

Pero mejor con un ejemplo. Sin ir más lejos los neumáticos de segunda mano. No sabes la vida que han tenido, ni si tienen algún defecto, ni realmente cuanto se han usado. Solo ves su apariencia desconociendo realmente como están y como han sido tratados. Ahorrarse un 30 o 40% sobre el precio de los neumáticos nuevos es una cantidad que puede ser importante pero, ¿y si estos neumáticos de segunda mano por desconocer cómo han sido tratados te acaban provocando un accidente?

En un sentido similar por ejemplo ocurre con el calzado. Si el que tuvo el calzado anteriormente acabó amoldándolo a su forma de caminar y esta era defectuosa, está claro que el nuevo propietario se acabará adaptando su forma de caminar a este y no viceversa. Además en este ejemplo está presente también el componente higiénico ya que los pies son una parte del cuerpo que suda mucho y puede transmitir algún tipo de enfermedad a través del calzado.

Al hilo de lo anterior, tampoco es muy recomendable el comprar de segunda mano cualquier producto vinculado a la higiene personal, por la misma razón que decíamos antes, transmisión de posibles enfermedades.

Compartir