Pues a tenor del reciente informe presentado por el University of the Future Student Survey, publicado por Laureate International Universities con las opiniones de 27.000 estudiantes de todo el mundo, la calificación a nuestras universidades es muy negativa.

Las conclusiones son claras: los universitarios ven a las universidades españolas como deficientes.
Si analizamos el estudio podremos ver cuáles son los motivos que hay para ello y que permitirán buscar soluciones para que cambien estas opiniones.

Lo que consideran como más negativo los universitarios españoles con respecto a nuestras universidades es el hecho del alejamiento que poseen con respecto al mercado laboral y al tejido empresarial. El problema es que esto no es de ahora, sino que ya lleva ocurriendo décadas. El mundo universitario se aisla del mundo empresarial y se limita a su labor docente sin preocuparse lo más mínimo del futuro de los universitarios una vez acaben su formación.

Proponer medidas y actuaciones que acerquen más a las universidades al mercado laboral y a la verdadera realidad que este posee se llevan pidiendo décadas, pero sigue siendo una de las principales reclamaciones de los universitarios españoles actualmente. Habría que preguntarse que se ha hecho al respecto en las últimas décadas para que un problema que se ve de lejos cuál es, lo continúe siendo hoy en día. ¿No se ha hecho nada al respecto en estos años?

Y esto nos lleva a una segunda cosa que hace que la valoración de nuestros universitarios sobre nuestras universidades sea tan negativa: la relación entre esfuerzo realizado para obtener el título universitario y las expectativas de conseguir una salida laboral adecuada son completamente inversas. Es decir, cada día cuesta más conseguir acabar los estudios universitarios e términos de esfuerzo, de tiempo y de dinero, y a cambio las expectativas de conseguir un trabajo en el área de la formación recibida son cada día menores.

Lo peor es que las AAPP, pregonando las bondades de nuestro sistema universitarios, quieren apostar por sacar profesionales de calidad que, en muchos casos (médicos, ingenieros, …) son altamente demandados por su buena cualificación en el extranjero, pero ven que las actuaciones de estas AAPP van justo en contra: reducción de becas, incremento del precio de las tasas, aumento del tiempo de formación,….
O sea, que lo que se busca, curiosamente va en contra de lo que realmente hacen.

Compartir