La selectividad es una prueba que todo aquel que ha querido proseguir estudios universitarios ha tenido que hacerla, con lo cual debes verla de esta manera, que si todos la han pasado porque no la iba a pasar yo. Es un trámite que hay que pasar pero que no debe de ponernos nerviosos más que la justa medida. Lo que no podemos permitir es que los nervios de esta situación nos superen con lo cual no está de más que eches un vistazo a los consejos que te daremos más adelante.

No tener nervios ni estresarse por la falta de tiempo es lo primero y necesario. Una buena planificación de lo que tienes que estudiar bien ejecutada es fundamental para sentirse más tranquilo

Si quieres mantenerte activo, estimulantes como el café o el té por ejemplo, es bueno que los tengas muy controlados no vaya a ser que te produzcan el efecto contrario al deseado. Lo mejor es que descanses lo máximo posible. Ten en cuenta que estudiar requiere esfuerzo y el cuerpo sufre este esfuerzo y se cansa, con lo cual darle al cuerpo lo que pide es algo fundamental.

Ya metidos en faena, no tienes tiempo material para leerte ni una sola vez lo que te puede caer en el examen. En vez de estudiar unos temas i y otros no jugando con la suerte, haz esquemas de todo y prepara resúmenes, gráficas, árboles,…, todas son técnicas que aligeran la carga de estudio y ayudan mucho a memorizar los contenidos sin necesidad de que sea de forma intensiva.

Prueba a leer o ‘dar la lección’ en voz alta. El oírte a ti mismo hablar te aumentará la seguridad de que estás haciendo las cosas bien y ayudará a reducir el nerviosismo.

Puedes incluso estudiar en grupo. Hay personas que pueden y personas que no, pero el compartir experiencias, sensaciones y material, ayuda mucho a relajarse a la hora de preparar la selectividad.

No dejar nunca nada para el día antes de la selectividad, porque ese día deberías de dejarlo para una relajación total. Lo que no has estudiado hasta se día no creo que lo estudies ya ni lo aprendas, con lo cual es mejor despejarse y ganar descanso y tranquilidad. Para ello no dudes en dar un paseo o realizar algo de deporte que te ayudará además a desentumecer los músculos de estar mucho tiempo sentado estudiando.

Compartir