Con la llegada de la crisis, además del sector de la construcción y venta de viviendas, otro de los sectores que se ha visto afectado es el de la fabricación y venta de automóviles. La reducción drástica en el consumo, ha hecho que los particulares aguanten más años con su actual coche y lo reparen más, frente a lo más habitual hace unos años que era el cambiar de coche.

Ante esta situación, muchos fabricantes han optado por lo que se conoce como la fabricación de  ‘coches baratos’, es decir, dentro del segmento de coches nuevos, fabricar algunos que pos sus prestaciones, equipamiento o una mezcla de ambas cosas, puedan tener una reducción en el precio y que sigan siendo coches con la garantía de que son fabricados por ese fabricante y de son coches nuevos.

Los coches baratos vienen a ser los grandes competidores frente a los coches de segunda mano, ya que actualmente, los precios entre ambos tipos de vehículos no poseen una gran diferencia. Es decir, ante la opción de comprar un coche de segunda mano en buen estado de gama media o comprar un coche nuevo de los denominados coches baratos, el particular debe de realizar sus cálculos y saber cuál es la opción que más le interesa, ya que ambas son similares en muchos de los fabricantes actuales.

Compartir