A un paso de la Ciudad Condal tienes playas fantásticas, monumentos a raudales, paisajes increíbles y toneladas de buen comer. Seleccionamos con la ayuda de Conde Nast Traveller diez planes perfectos para un fin de semana o una excursión de un día que arreglarán la peor de tus rutinas.

Begur: Rebosante de playas, de encanto y de tranquilidad, invita a disfrutar de la buena vida.
Sant Hilari Sacalm: Las cabañas en los árboles arropan al visitante en madera, follaje y pueden ser románticas o pueden ser un juego, o todo a la vez. Una fantasía accesible.
Museo Dalí de Figueres: El pintor es una de esas piedras angulares culturales en torno a las cuales se diseñan estrategias turísticas enteras.
Sitges: Un clásico, pese a la masificación de nuestros días aún conserva el rollo de pueblecito de antaño y está cuajado de modernismo catalán. Es uno de los destinos gay punteros internacionalmente, tiene unas playas magníficas y un festival de cine.
Delta del Ebro: Paisaje de arrozales y humedales. Playas vírgenes y gastronomía espectacular.
Pirineo de Lleida: Contemplando sus vistas de las montañas y el valle se tiene la certeza de que el mundo está a tus pies.
Montserrat: Espiritualidad católica y sobriedad de arquitectura monástica aparte, la silueta única de Montserrat es un icono y uno de los paisajes más chocantes y atractivos para recorrer.
Catedrales del vino de Tarragona: El interior de la provincia está cuajado de viñedos y bodegas imprescindibles.
Girona: Fácilmente abarcable, recorrer sus calles empedradas desde las murallas al río es un gustazo. Sede de uno de os mejores restaurantes del mundo: El Celler de Can Roca
La Garrotxa: Volcanes, pueblecitos medievales como Castellfollit de la Roca o Besalú y un bosque sacado de cuentos infantiles: La Fageda d’en Jordà.

Compartir