Os vamos a presentar a continuación diez lugares diferentes. Son sugerentes, bellísimos, paisajes de la Tierra que parecen venir de algún lugar muy lejano.
La lista fue confeccionada en la sección Viajar del ABC.

– El Lago Kiluk, (Canadá): El Lago Moteado, de aspecto surrealista, tolera una de las más altas concentraciones de minerales del planeta que dan cualidades terapéuticas a sus aguas. Su paleta cromática depende de las amalgamas químicas del momento.
– La Ola del desierto (Estados Unidos): Una formación de arenisca en mitad del desierto de Arizona con inverosímiles hechuras artísticamente esculpidas por el viento que le dan una aparente sensación de movimiento.
– El Desierto de Richtersveld (Sudáfrica): La zona terrestre con mayor concentración de plantas endémicas, inventos evolutivos de la naturaleza, ejemplo de supervivencia extrema en un paraje único, remoto y aislado.
– El Río Tinto (España): El mayor yacimiento minero a cielo abierto de Europa está en Huelva. Se le consideraba un hábitat carente de vida por su alto contenido en metales, la carencia de oxígeno y la acidez de sus aguas. Sin embargo la NASA descubrió unos microorganismos únicos que pueden ser similares a los que buscan en el Planeta Rojo.
– El Bosque sumergido de la Patagonia (Argentina): El Lago Traful se tragó este bosque después de un seísmo cuando el cerro lleno de cipreses, hayas o robles se vino abajo.
– La Cueva de los cristales gigantes (México): Un millón de años de antigüedad tienen estos cristales de yeso hallados en Chihuahua, los más grandes jamás encontrados.
– Las Colinas de Chocolate (Filipinas): Una formación geológica caprichosa y única en el mundo: exactamente 1.268 montículos cónico de extraña regularidad en su distribución, sus tamaños y el diseño geométrico de sus perfiles.
– El Volcán Kawah Ijen (Indonesia): La isla de Java alberga el lago de cráter ácido más grande del mundo. Sus aguas turquesas y los gases que emana se transforman en ríos de lava azul al entrar en contacto con el aire.
– Las Chimeneas calcáreas del Lago Abbe (Yibuti y Etiopía): Fruto de la tectónica de placas y su magma, sus pétreas alineaciones de hasta 50m de altura, en forma de un laberinto de crestas, agujas o velas derretidas resulta sobrecogedor.
– Catarata de sangre del Glaciar Taylor (Antártida): El óxido de hierro es el responsable de ese aspecto sangriento, magnífico y espeluznante. Proceden de la actividad metabólica de una extraña forma de vida microbiana similar a la del Río Tinto.

Compartir