¿Desea convertirse en un mejor esquiador? Aquí hay ocho consejos para ayudarle a mejorar dentro y fuera de pistas.

  1. Manténgase en forma

Si no estás en forma, el rendimiento se sentirá a la hora de esquiar. Cuando ya se acabe la temporada de nieve, sustituye el esquí por actividades cardiovasculares cómo correr, montar en bicicleta o nadar y, complementándolo con pesas.

  1. Compruebe sus botas

Para ser buen esquiador, es esencial que las botas se ajusten perfectamente a tu pie. Las botas de esquí son importantísimas. Garantizan la comodidad, deben sujetar los pies y tobillos durante el deslizamiento.  Para asegurar una buena compra y donde le asesoren correctamente, no lo dude, ve a una tienda especializada.

Cómo consejo práctico antes de ir a comprar, debes saber que las botas tienen como objetivo asegurar la transmisión de los apoyos a los esquís, y que estás deben ser cómodas, que aíslen bien del frio y caliente los pies. Cuando te las estás probando, comprueba que el pie está bien sujeto, sobre todo en la zona del metatarso y el talón, que los dedos se mueven libremente, que los dedos del pie tocan ligeramente la punta interior de la bota al ponerte de pie, y que dejan de tocar al ponerte en cuclillas y a su vez, el talón no debe despegarse de la plantilla.

  1. Cómo elegir los esquís (fuente www.wedze.com)

El nivel del esquiador (principiante, avanzado o experto), el uso que se le vaya a dar (Freestyle, pista, todoterreno) y el físico del esquiador determina el tipo de esquí que debe utilizar.

Se valorará a la hora de elegir el esquí perfecto para cada ocasión:

  • el arqueo del esquí, que define su curvatura en vacío. Puede ser arqueo tradicional (pistas), invertido (Freestyle), espátula (pistas) o en doble rocker (freeride)
  • los cantos son las partes metálicas situadas a los lados de la suela de esquís y que permiten agarrarse a la nieve.
  • Tipos de esquís: de pista (esquís cortos y estrechos), polivalentes para dentro como fuera de pista (anchos y con espátula larga), freeride o fuera de pista (anchos y con rocker delantero y trasero) y de Freestyle (ligeros y de doble espátula).
  • Tamaño de los esquís dependerá del uso y de la estatura del esquiador: Pista (-5 a -15 cm de altura del esquiador ), polivalente (-10 cm), fuera de pista (-5 a +10 cm) y Freestyle (-10 cm)
  • Las fijaciones se ajustarán también en función del esquiador. El índice DIN representa el valor de ajuste de la fijación. Principiante (de 3 a 6 DIN), intermedio (5 a 9 DIN), avanzado (6 a 9 DIN) y profesional (12 a 34 DIN)
  1. Explorar nuevo terreno

Para convertirse en un mejor esquiador, no hay nada como probar todos los estilos y pistas y así, desarrollar nuevas habilidades. Esto hará que mejore en técnica y se adapte rápidamente a los imprevistos tanto dentro como fuera de pista. Todo ello siempre sin correr riesgos innecesarios y temerarios.

  1. Hacer un entrenamiento cruzado

Practique ejercicios que simulen los movimientos de esquí cómo patinar sobre hielo y sobre ruedas, montar en bicicleta cuesta abajo. Estos tres deportes fortalecen los músculos de las piernas y los abdominales, por lo que sería muy útil cuando estés en pista.

  1. Actualizar su conocimiento

De vez en cuando refrescar conocimientos con un instructor. Esto ayudará a pulir ciertos  y permitirá hacer algunos cambios que mejorarán su estilo  y podría aprender nuevas habilidades.

  1. Busque estímulos

Poder ir a esquiar con amigos que son mejores que tú, hará que te esfuerces más por alcanzar su nivel. Esto te obliga a salir de tu zona de confort para aprender nuevas habilidades y poder descubrir nuevos trucos.

  1. Y por último practicar, practicar, practicar

La práctica lleva a la perfección. Lo evidente no hace falta explicarlo. Si practicas con regularidad, te llevará menos probar nuevos terrenos y superar las dificultades con más soltura.

Compartir