El valle del Loira, en Francia, es célebre por sus castillos, la mayoría construidos durante la época renacentista. Muchos turistas optan por descubrirlos haciendo rutas en bicicleta, que empiezan muy cerca de París y llegan hasta el océano Atlántico, pero pueden iniciarse en cualquier punto, por lo que son una opción vacacional perfecta y económica para compartir en pareja, familia o con amigos. Hoy vamos a ver cinco de los castillos más llamativos de esta zona.

  • Chambord: sin duda, el castillo más alucinante y representativo del Loira por su historia y gran tamaño. Curiosamente, no fue residencia real, sino un «simple» coto de caza para el rey Francisco I, quien solo pasaba allí un par de semanas al año.
  • Chenonceau: conocido como el «castillo de las Damas», el original castillo de Chenonceau está construido en el cauce del río Cher, afluente del Loira, y posee una colección exclusiva de obras de Murillo, Rubens, Tintoretto… Además, sus jardines (que cuentan con un laberinto) pueden recorrerse por la noche.
  • Villandry: fue el último gran castillo que se edificó en el valle del Loira. Sus jardines merecen una mención aparte porque son extraordinarios.
  • Azay-le-Rideau: construido en una isla en medio del río Indra, combina la tradición francesa con las novedades arquitectónicas que llegaron de Italia.
  • Ussé: castillo ambientado en la Bella Durmiente, y es que en él se inspiró Charles Perrault para escribir su famoso cuento. Si nos adentramos en él, descubriremos figuras de la princesa Aurora, su príncipe azul, las tres hadas y la malvada bruja.

Si después de leer este artículo te apetece visitar estos increíbles castillos, no te lo pienses dos veces. El valle del Loira, Patrimonio Mundial de la UNESCO, es una región que te ofrecerá una riqueza cultural fantástica, una gastronomía deliciosa y un tiempo muy agradable.

Compartir