Si estás buscando un destino para hacer un viaje de invierno y aprovechar para esquiar si es tu deporte de invierno favorito hoy os proponemos como destino Escocia, un país en el que es fácil encontrar un lugar en el que practicar el esquí tengas el nivel de experiencia que tengas y también el snowboard. Las estaciones de esquí suelen estar cerca de ciudades y permiten practicar varias disciplinas como el esquí de carrera, de alto rendimiento, el Freestyle y el fuera de pista.

Escocia cuenta con 6 estaciones de esquí, algunas de ellas son:

Glenshee: la más grande del país. Con unas vistas fascinantes entre 3 valles, Tiene una de las consideradas mejores pistas de Escocia, Glas Maol. Con mas 30 km de pistas para todos los niveles, de principiante a experto y 21 remontes.

Cairngorm: una de las más populares y la que tiene más nieve durante más tiempo. Tiene unos paisajes fascinantes y un ferrocarril de montaña para subir a la cumbre. Cuenta con 30 km de pistas de todos los niveles de experiencia, aunque tiene más pistas de nivel principiante y 11 remontes.

Glencoe, es una de las más bonitas de Escocia, tiene unos 16 km de pistas de todos los niveles de experiencia y 8 remontes y unas pendientes de las más pronunciadas.

Lecht, una de las estaciones más antiguas y pequeñas de Escocia donde practicar esquí y snowboard en sus 25 km de pistas. Consta de 12 remontes y es parte del Parque Nacional de Cairngorms

Compartir