Si estás buscando un destino para hacer un viaje de invierno te vamos a proponer uno que tiene mucho por ofrecer y que no es muy popular aun en el mundo del turismo, pero que, además, permite practicar turismo activo y deportes de invierno como es el esquí. Se trata de Lituania.

Lituania alberga el centro geográfico de Europa y 5 grandes Parques Nacionales. Al no ser un país montañoso solo tiene dos estaciones de esquí en las que practicar esquí alpino, pero el esquí de fondo se puede practicar en todo el país, en sus más de 10 estaciones de esquí que nos ofrecen alrededor de 7 km de pistas de esquí. En Lituania también se puede encontrar el único complejo de ocio de invierno activo durante todo el año de los Países Bálticos, el Snow Arena de Druskininkai. Otra de las actividades de invierno que es común encontrar es el patinaje sobre hielo.

En Lituania podemos encontrar estaciones de esquí como Ignalina, en la ciudad del mismo nombre conocida por su planta de energía nuclear y por el Parque Nacional Aukštaitija, donde tenemos 1 km de pistas de todos los niveles de experiencia con 4 remontes. Liepkalnis, en Vilnius, con 1 km de pistas para los niveles principiante e intermedio y 3 remontes. En esta estación los esquiadores experimentados probablemente no encuentren lo que buscan. O Akmenynų, en el Condado de Marijampolé, donde hay algo más de 1 km de pistas de nivel fácil y 1 remonte.

Compartir