Armenia es un país poco conocido y un destino difícil por la situación política, por lo que antes de aventuraros os aconsejamos acudir a las recomendaciones del Ministerio de Exteriores, pero si decidimos elegir este país como destino a la hora de organizar un viaje de invierno para practicar esquí en el caso de que sea nuestro deporte o uno de nuestros deportes favoritos, es un buen punto al que ir ya que su relieve está formado en su mayoría por montañas y mesetas no contando con ningún punto que esté por debajo de los 300 metros sobre el nivel del mar y cuenta con un riquísimo patrimonio turístico cultural, como el Matenadaran, uno de los depósitos de manuscritos más grande del mundo, o unas zonas naturales espectaculares como el lago Sevan, uno de los lagos en altitud más grande del mundo.

A unos 60 km de Yerevan (Ereván) está Tsakhkadzor y el Monte Teghenis, que alberga la principal estación de esquí del país, Tsakhkadzor, con unas vistas espectaculares, poca masificación y precios muy baratos. Es una estación conocida por sus fabulosas pistas de esquí, durante años fue el centro de entrenamiento de la selección de esquí de la URSS y hoy en día recibe a cientos de amantes del esquí y del snowboard de todo el mundo. Tiene un total de 27 km de pistas con 6 remontes.

Las mejores fechas para ir son de principios de enero a finales de marzo.

Compartir