Azerbaiyán, conocido como el País del Fuego, es un país en el que podemos encontrar unos paisajes insólitos y unos lugares de interés turístico fascinantes. En 2015 fue nominada como uno de los Mejores Destinos Turísticos del año por la revista National Geographic Traveller. Si buscamos un lugar al que ir en un viaje de invierno para practicar esquí, es un destino poco común y muy original cuya zona montañosa está representada por la cadena caucasiana y cuyo punto más alto es el Monte Bazarduzu en el altiplano del Karabaj.

Si evitamos las zonas fronterizas con Armenia y el Alto Karabaj, con Nakhichevan y con Dagestán y consultamos las advertencias del Ministerio de Asuntos Exteriores, es un destino fascinante.

Su geografía nos ofrece un total de 32 km de pistas, con 14 remontes repartidos en dos estaciones de esquí.

Tufandag está situado en Gabala, a 28 km del aeropuerto internacional de Gabala y nos ofrece pistas para todos gustos, desde esquiadores novatos hasta experimentados, además de una escuela de esquí y una zona de entrenamiento.

Shahdag es probablemente una de las estaciones de esquí más exóticas de Europa por los imponentes paisajes que ofrece, en el corazón de las montañas del Cáucaso, junto al Parque Nacional del mismo nombre, con 6,5km de pistas de dificultas fácil e intermedia y 11 remontes. Abre de mediados de diciembre a mediados de abril.

Compartir