Bélgica es conocido como el país de la cerveza, el chocolate y el cómic, pero también es un destino que podemos escoger a la hora de decidirnos a hacer una escapada o un viaje de invierno para practicar esquí porque es un lugar que en invierno se cubre de blanco y nos ofrece pistas de hasta 160km con un total de 20 remontes repartidos en 12 estaciones de esquí.

El deporte rey en nieve del país es el esquí de fondo ya que al no haber grandes montañas no hay casi esquí alpino y es más barato esquiar aquí que en los Alpes o en los Pirineos.

Las estaciones a las que podemos ir son 12, todas ellas en la región de las Ardenas:

Baraque de Fraiture: en la provincia de Luxemburgo, tiene además una pista de trineos.

Der ferme Libert: en Malmedy.

Lierneux: en Auskirchen.

Mont des Brumes: cerca de Malmedy, dicen que es una de las más bonitas del país y la mejor para esquí alpino.

Nidrum Zosterbach: al sur de Lieja, tiene también una pista de trineos.

Ovifat: en la frontera Alemana, muy Buena estación para el esquí alpino.

Platak: en la provincia de Lieja.

S.N.C. Ski Neige Conception: en Malmedy, una de las mejores del país para el esquí de fondo.

Simon Heinzius Ski Piste: al este de Malmedy.

SPA Piste de Ski: en Spa.

Thier des Rexhons: a 5 km de Spa.

Val de Wanne: al sur de Malmedy.

Compartir