Bielorrusia es el país europeo con menor porcentaje de turistas extranjeros, pero es un país de una belleza paisajística espectacular con una rica naturaleza virgen y más de 10.000 lagos.

Es conocida como la Rusia Blanca y el lugar perfecto para, además de practicar nuestro deporte favorito, el esquí, conocer cómo era la antigua Unión Soviética hace 20 años (aquí todavía se utilizan los servicios de la KGB).

Minsk es su capital, una de las ciudades más antiguas de Europa y es una joya de la representación del modo de vida socialista además de un punto turístico muy diferente de las rutas europeas habituales, encantador, muy limpio y seguro, donde los turistas son muy bien recibidos y donde podemos encontrar innumerables lugares para conocer. En invierno debéis ir abrigados porque alcanzan temperaturas, en la ciudad, de hasta -6 grados.

En sus alrededores podemos encontrar dos estaciones de esquí a las que ir a practicar deportes de invierno:

La estación de Logoisk, en Minsk, una estación de esquí alpino para amateurs de esta especialidad y amantes del snowboard. Además su complejo deportivo entró en el Top 3 de los balnearios de esquí de la CEI el año pasado.

Silichy, en Lahojsk a 38 km de Minsk, tiene 2,5 km de pistas con telesillas de 4 plazas y es la estación a la que las familias del país suelen llevar a los niños a aprender a esquiar.

Compartir