Marruecos es algo más que desierto, sol y ciudades imperiales. Marruecos también son las cadenas montañosas del Atlas y el Rif que no tienen nada que envidiarle a otras y que permiten que Marruecos sea un buen destino de invierno para un viaje en el que practicar turismo de aventura y deportes de invierno como el esquí a pesar de que país aún no ha explotado turísticamente en todo su potencial las posibilidades de sus montañas nevadas como destino de invierno.

Hay varios lugares en Marruecos en los que podemos practicar esquí como el Macizo de Toubkal considerado el techo de Marruecos  que nos ofrece unas vistas fascinantes desde el Jebel Toubkal y los 20 km de sus 18 pistas y los recorridos fuera de pista.

En Marrakech podemos encontrar estaciones como Oukaimedén, en el llano del Haouz, en las montañas del Alto Atlas, donde podemos encontrar alrededor de 29 km de pistas para todos los niveles de experiencia en una de las estaciones más populares del país.

Cerca de Fez encontramos Mishliffen, a una hora de Ifrane, conocida como la “suiza marroquí”, unas pistas de esquí sobre lo un antiguo cráter y que tiene unas infraestructuras hoteleras de buena calidad y alrededor de 1 km de pistas esquiables.

Puesto que el esquí en Marruecos aún no es muy popular, entre semana es fácil que tengas la estación casi para ti solo además de encontrar una nieve muy poco pisada en las zonas de menor afluencia de visitantes.

Compartir