No estamos discutiendo, estamos hablando. La realidad es que muchas veces esta frase se dice cuando la cosa se está caldeando. Por suerte existen una formas de llevar los debates con alguien que opina lo opuesto a nosotros sin que la cosa se ponga fea.

Si creemos firmemente en nuestras ideas y estas han pasado por un serio proceso de prueba en el que hemos buscado ante todo la verdad, y no nuestra verdad. Entonces podemos defender con verdadero derecho nuestras ideas, sólo así podremos seguir con aplomo estas “pautas para discutir correctamente”. Para entendernos nos referiremos a la otra persona como contrincante, aunque no se deba plantear la discusión como si lucháramos contra un enemigo.

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
Compartir