La dieta paleolítica se basa en alimentarse del mismo tipo de alimentos que el hombre de las cavernas, antes de la revolución neolítica. Según esta dieta, popularizada por Walter L. Voegtlin en los años 70, el sistema digestivo del ser humano no está adaptado para comer muchos de los alimentos que comemos hoy en día, ya que «tan solo» llevamos 10.000 años consumiéndolos (desde que el hombre varió su modo de vida de nómada a sedentario). Antes de introducir la domesticación y la agricultura, el hombre comía principalmente: carne, pescado, marisco, frutas, verduras, frutos secos y raíces.

Según esta teoría, refutada por muchos y seguida por otros, os mostraremos que alimentos NO debes tomar, si quieres seguir la dieta paleolítica.

Siguiente página
Compartir