Pese a que la reunificación de deudas ha cogido mucho auge con la llegada de la crisis, es una actuación que lleva décadas funcionando en el mundo real y financiero.

Primero veamos lo que se entiende por reunificación de deudas. Como su propio nombre indica, se trata de reunificar diferentes deudas que tiene un titular para que queden en una sola y con ello facilitar la gestión de las mismas, tanto en los plazos en las que se devuelven y en los importes de las cuotas mensuales.

Una hipoteca, un préstamo de coche y una tarjeta de crédito, implica el tener que hacer tres pagos al mes que puede que no sean en las mismas fechas, lo cual hace que el titular esté pendiente todo el mes de cuando le vienen los pagos y de tener ingresos para hacerles frente.

Con la llegada de la crisis y la reducción de ingresos de las familias (incluso la desaparición de los mismos), ya no es solo quela reunificación de deudas fuese para facilitarla gestión de la economía domésticas, sino que incluso se realiza para que la suma de las cuotas que debe de hacer frente mensualmente el titular se reduzca, ya que si tiene menos ingresos, buscará el tener menos pagos.

Por eso el boom de la reunificación de deudas aunque ya era algo que se lleva haciendo desde siempre. Y es que la reducción de ingresos vinculada a la crisis ha motivado que mucha gente deba recurrir a esta actividad.

Compartir