Calcular préstamo es tener en cuenta que durante un número determinado de meses (años) se va a tener que hacer frente a un pago mensual (devolución), de una cantidad fija o variable, que mermará nuestros ingresos mensuales, lo que ya es indicativo de la importancia que tiene el realizar dicho cálculo de una forma real y ajustada a nuestra capacidad de reembolso.

El préstamo está compuesto de un capital principal que nos van a dejar, de un tipo de interés que debemos de pagar a la entidad financiera que nos ha prestado como contraprestación y de un número de pagos, equivalentes a mensualidades, que es el tiempo que debemos de estar pagando las cuotas mensuales de la devolución de ese préstamo.

Por lo tanto para calcular préstamo y ver si lo podremos asumir todos los meses a lo largo de la vida del mismo, deberemos de mirar básicamente qué cantidad debemos de pagar mensualmente, durante que número de meses y si esta puede verse cambiada en sentido negativo para nosotros, es decir, si se puede ver aumentada.

Deberemos de abrir una horquilla de importes entre los que puede moverse la cuantía mensual que vamos a pagar por el préstamo entre lo que consideremos más positivo (menor importe a pagar) y más negativo (mayor importe que tendríamos que pagar mensualmente en  el caso de que subiese). Esta horquilla es la que nos determinaría la buena o mala idea de solicitar ese préstamo, siempre teniendo en cuenta que pueden pasar imprevistos, claro está.

Compartir