Los seguros de hogar son otro de los ramos que ha experimentado un incremento en el número de pólizas que se pueden contratar en los últimos tiempos. Y es que con el boom inmobiliario y el aumento de viviendas de todos los tipos en España, lo normal es que se abriese el abanico de posibles seguros de hogar a contratar.

Lo primero que hay que analizar es el uso que se le da a la vivienda. No es lo mismo asegurar una vivienda habitual que una segunda vivienda de vacaciones o que se vaya a dedicar al alquiler a terceros. Según sea el caso deberemos de preocuparnos más de unas coberturas que de otras.

Lo segundo a analizar en los seguros de hogar es el tipo de vivienda. No es lo mismo un seguro de una vivienda unifamiliar que el de un piso. Y es que en este último hay además un seguro de la comunidad que seguro que cubre algunos daños que puedan pasar en la vivienda, con lo cual podemos pasar de cubrirlos en nuestro seguro de hogar. Esto no ocurre en las viviendas unifamiliares que hay que asegurar todo.

Lo tercero es mirar las calidades de nuestra vivienda y lo que tenemos dentro. No es lo mismo asegurar una vivienda con una encimera de mármol que si es de granito, que si tiene hidromasaje en el baño o no, …, según lo que tengamos, las coberturas que cubramos serán mayores o menores y con mayores importes de indemnización.

Todos estos factores contemplados son los que determinarán el importe final de la prima en los seguros de hogar.

Compartir