Los microcréditos son productos financieros de aparición en los últimos años que se han especializado en la concesión de préstamos de reducido importe, si los comparamos con los préstamos personales de toda la vida, con la finalidad de realizar desembolsos no muy elevados y que se devuelven también en un corto espacio de tiempo.

Son productos no habituales en las entidades financieras tradicionales, o sea, en bancos, pero si muy habituales en otro tipo de entidades financieras como son las financieras.

Los elementos diferenciadores de los microcréditos son por lo tanto el diferente importe que se solicita, más reducido que en otro tipo de operaciones similares. La finalidad del dinero que se solicita, que no es para grandes inversiones ni la adquisición de grandes compras. Suele ser para imprevistos de la economía doméstica o adquisiciones de bienes de consumo del hogar de no elevado importe. Plazo de devolución de los microcréditos, ya que al ser para financiar algo de bajo importe o de consumo más o menos rápidos, no es lógico que se plantee la operación a un determinado número de años, ya que, con toda probabilidad, se tardaría más en devolver el dinero que la utilidad que se le saca al bien o servicio que se compra con él.

Compartir