Cuando hablamos de préstamos de dinero rápido, nos referimos a un tipo de operaciones que se han puesto muy de moda de hace unos años para acá, en las cuales el canal utilizado es la banca online o la banca telefónica, y en la cual la cantidad solicitada no es muy elevada (muy diferente a la que se suele conceder en los préstamos personales de los bancos de toda la vida), y la respuesta de si está aprobada o no es en un plazo muy reducido de tiempo (incluso misma llamada o consulta online). A mayores, si la operación sale aprobada, la disponibilidad del dinero en la cuenta del solicitante es casi inmediata.

Son cantidades de dinero no muy elevadas, entre los 50 y los 300 euros, aunque algunas entidades abren un poco más esta horquilla en el tema de los préstamos de dinero rápido y llegan a los 600 euros por operación.

Pero como operaciones rápidas que son, también hay que devolverlas en un plazo de tiempo rápido en comparación a los préstamos tradicionales que se pueden devolver en mensualidades durante un plazo de años determinado. Estos préstamos rápidos se suelen devolver a final de mes (alguna entidad para la máxima cantidad ha llegado a ofertar plazos de 3 y 6 meses).

Con lo cual, viendo su funcionamiento, podemos concluir que estos préstamos de dinero rápido son para situaciones puntuales o excepcionales.

Compartir