Préstamos ICO son aquellos que conceden las entidades financieras tradicionales, o sea, los bancos, y que cuentan con unas mejores condiciones en cuanto a los plazos y a los precios de financiación porque se acogen a los requisitos que impone el ICO (instituto de Crédito Oficial) para ser considerados como un préstamo subvencionable y acogido a sus convenios.

Las empresas recurren en gran medida a este tipo de préstamos ICO porque financian muy amplias y variadas inversiones y destinos de las mismas y en las que se producen bonificaciones en los tipos de interés que abaratan la operación.

Las entidades financieras que conceden estos préstamos ICO se limitan a aprobar la operación, formalizarla y gestionarla, ya que tienen de antemano fijado con el ICO lo que van a ganar con su aprobación, no pudiendo en ningún momento modificar los precios que se establecen en la firma de denominado como Convenio ICO.

Por norma general estos préstamos ICO son líneas presupuestarias abiertas por el Estado vía ICO, para fortalecer y permitir rejuvenecer los inmovilizados de las pymes españolas, aunque no es este el único destino posible de estas operaciones. Por so dentro de los denominados como ‘ICOS’, hay diferente líneas de financiación en función del destino que se le quiera dar al dinero solicitado. Todas ellas necesitan del cumplimiento de una serie de requisitos para su aprobación.

Compartir