La necesidad de dinero urgente es algo que puede deberse a una situación puntual o que se deba a una situación ya más estructural y que venga de más tiempo. Por eso cuando encontramos a alguna entidad financiera que dice ‘consiga dinero urgente’ o ‘consiga dinero rápido’, hacen referencia en el primer caso a la urgencia del destino del dinero solicitado y en el segundo a lo que se tarda en recibir la respuesta por parte de la entidad financiera.

La urgencia del destino del dinero solicitado debe unirse a una situación de tensión de liquidez en la economía doméstica, bien porque haya un retraso en los ingresos que se reciben, bien porque haya surgido un gasto imprevisto que rompe la planificación económica mensual, con lo cual se necesita una inyección de dinero puntual que no sea de mucha cantidad y que se pueda devolver en un breve espacio de tiempo.

Desde este punto de vista, a nadie se le ocurre el solicitar un préstamo de estas características si lo que desea es adquirir un coche,  ya que no es un gasto urgente, sino más bien una adquisición planificada que se quiere devolver en un período de varios años.

Una reparación urgente, una retraso en la nómina, un gasto no contemplado en el presupuesto mensual, son algunas cosas que si podrían ser motivo para solicitar dinero urgente.

Compartir