Los seguros de coche son seguros que se engloban dentro del grupo de los seguros patrimoniales ya que cubren un bien del patrimonio del asegurado.

Además hablamos de un seguro que es obligatorio por ley, ya que se indica que todo vehículo que tenga funcionamiento a motor tiene que estar asegurado.

Esto último es lo que motiva a mucha gente el querer buscar seguros de coche los más baratos posibles, ya que se conforman con cumplir lo que indica la ley: un seguro obligatorio.

A partir de este seguro básico y obligatorio, el titular puede asegurar lo que quiere en diferentes modalidades como son los seguros a terceros, a terceros con robo y lunas, a todo riesgo con o sin franquicia.

Estos seguros de coche cubrirán solo los daños causados por el vehículo a los demás o incluirán también los que se produzca en el nuestro con la existencia de una franquicia que corre a cargo del asegurado o no. Las primas que se van a pagar son sustancialmente diferentes en cuantía pero también en coberturas.

¿Qué mirar para contratar uno u otro seguro? Pues en este caso principalmente la edad del coche y como se ha adquirido.

En el primer caso, en los dos primeros años, cuando se puede decir que el coche está prácticamente nuevo, la idea es contratar un seguro que cubra mis daños y los producidos a terceros. Con o sin franquicia dependerá de cuál sea esta y el ahorro en la prima. A partir del tercer año recomendamos que el seguro cubra los daños a terceros y algunos que se nos puedan producir en el nuestro.

Compartir