Hablar de solicitar por parte de alguien un crédito con asnef antes de la crisis era algo inviable. Y es que de aquella nadie devolvía recibos porque no había problemas de liquidez y, en caso de haberlos, siempre se buscaba una forma alternativa de conseguir dinero. Por eso si alguien solicitaba créditos con asnef, podía estar seguro de la negativa de la entidad financiera.

Ahora la cosa ha cambiado. A cualquiera se le puede colar un recibo de cualquier importe, así como ha podido tener un problema puntual de liquidez con la llegada de la crisis que le ha obligado a devolver un recibo, con lo cual puede que esté en el registro de morosos del asnef por algo puntual.

Por eso ahora la concesión de créditos con asnef ya no es tan tajante como antes y lo primero que se hace es ver el por qué se está registrado en este registro de morosos. Según sea la respuesta a estas preguntas, la posibilidad de que si nos den la operación que solicitamos aumente. Dependerá de cual haya sido el motivo por el que nos han incluido y el importe del mismo. No podemos afirmar al 100% ahora que el estar en el asnef sea sinónimo del cierre del grifo crediticio que poseemos. Puede ser una información más pero nada más.

Compartir