A la hora de solicitar presupuestos seguros de vida, dos son los factores claves que se suelen tener en cuenta, el importe de la prima anual (por lo general se paga anualmente) y el capital asegurado en caso de fallecimiento. Hablamos además en los seguros de vida genéricos, no en aquellos que están vinculados a préstamos.

Y en parte tiene razón el solicitante de presupuestos seguros vida porque por un lado lo que compara es el desembolso que realiza anualmente en relación al dinero que cobrarán sus herederos cuando fallezca, lo cual no dejan de sr dos cantidades objetivamente cuantificables.

Por lo tanto no es de extrañar que si alguien quiere contratar un seguro de vida se decante por el de la compañía más barata que ofrezca igual capital a los herederos cuando fallezca o aquel que ofrezca una mayor cuantía en este siempre y cuando los importes mensuales de las primas sean similares.

Pero la experiencia nos indica que, aunque esta sea la base para tomar la decisión final, se debe de mirar con detalle los clausulados de todos los presupuestos seguros vida que nos lleguen ya que puede que haya puntos que los diferencien y no solo el precio. Causas de fallecimiento que se incluyen o no, actos que realice el asegurado que dan motivo a que el seguro no tenga efecto, …, unas cláusulas que se encuentran en la letra pequeña y que no se pueden dejar sin leer.

Compartir