Préstamos con Asnef es algo que, en teoría, es contrario. Y es que por si acaso alguien no lo sabe, estar en Asnef (un registro de impagados) es sinónimo, entre comillas, de moroso con lo que la consiguiente solicitud de un préstamo a cualquier entidad financiera es algo que tiene respuesta negativa con total seguridad.

No obstante, la crisis ha hecho que cualquiera tenga problemas financieros de forma permanente o de forma puntual , con lo cual se ha podido devolver algún recibo por falta de liquidez puntual que haya hecho que seas inscrito en un registro como es Asnef.

Además, muchas compañías telefónicas, tienen la costumbre poco sana de cobrar lo que quieren y cuando quieren y, como se les devuelva el recibo que han enviado, tienen como arma amenazadora el darte de alta en este tipo de registros de morosos.

Por ello, han aparecido no hace mucho entidades que toman el conceder préstamos con Asnef como algo que en principio es negativo pero no excluyente para la concesión del mismo.

Está claro que no es lo mismo estar en un registro de moroso por la devolución de un recibo de una empresa de telecomunicaciones por importe de 50 euros por ejemplo que estar por el impago de 4 recibos del pago de la letra mensual de un coche de 300 euros cada uno. Las circunstancias son claramente diferentes y puede que, justificándolas de forma adecuada, no sean excluyentes para solicitar un préstamo con Asnef.

Por eso siempre que se esté en estos registros es bueno saber el por qué, cual es el importe y quién es quién me ha metido si estamos pensando en solicitar un préstamo.

Compartir