El alquiler de coches baratos ha experimentado un descenso desde la llegada de la crisis si pensamos que el núcleo central de esta actividad se situaba en el alquiler a turistas. Y es que aunque el número de estos ha aumentado, cierto es que proceden mayoritariamente del extranjero ya que el  turista nacional ha disminuido.

Pero no solo eso, sino que el turista español escoge ahora menos distancia en sus viajes con lo cual muy probablemente emplee su propio vehículo para desplazarse con lo que la actividad de alquiler de coches baratos se ve resentida seriamente.

Se compensa en parte por grupos de jóvenes turistas europeos que alquilan un coche en grupo cuando llegan a ubicaciones típicamente veraniegas como las Islas Baleares o las Islas Canarias, tipología de turistas que sigue aumentando y que no demanda coches excesivamente buenos, sino que les llegan con utilitarios que les permitan desplazamientos cortos y fácil aparcamiento, por eso se centran en los alquileres de coches baratos o utilitarios porque el resto les es superfluo.

La llegada del buen tiempo que se acerca no obstante supone la temporada más alta en la actividad de este tipo de alquileres de coches, con lo cual hemos de esperar a ver cómo evolucionan las cifras en estos próximos meses para hablar de crisis o no en el sector.

Compartir