El sector de segunda mano coches ha sido uno de los que más se ha visto afectado con la llegada de la actual crisis. Pero en sentido contrario a la mayoría de los sectores de actividad, la crisis lo ha reactivado y potenciado.

Frente al boom de cambiar de coche cada cuatro años como mucho en la época boyante de la economía, ahora el parque automovilístico español supera los diez años de edad en cuanto a la media de todos los vehículos que circulan por nuestro país.

Cuando alguien se ve obligado a comprar un coche, antes ni se le pasaba por la cabeza el ir a la segunda mano. Ahora ocurre justo lo contrario, a pocos se les ocurre el pensar en coches nuevos y siempre se contempla la segunda mano coches.

A ello ha contribuido mucho el cierre del grifo crediticio que han realizado las entidades financieras, que para conceder préstamos al consumo para la adquisición de coches nuevos, han aumentado los niveles de riesgo que se le piden cumplir a los solicitantes, lo cual redunda en que menos gente los solicite y, por lo tanto, vayan hacia la compra de vehículos más baratos, siempre ya dentro del mercado de la segunda mano.

El aumento de este mercado ha hecho que haya más competencia y que baje el precio medio del coche de segunda mano que, en la actualidad, no llega a los 1.800 euros de media.

Compartir