La caída en la venta de coches en el segmento de nuevos desde la llegada de la crisis ha sido brutal. No así tanto la de venta de coches de segunda mano que se ha reactivado ya que, a fin de cuentas, cuando alguien suele comprar un coche es por necesidad, con lo cual las necesidades hay que cubrirlas, pero mientras antes se disponía dinero para ello, ahora no es ese el caso.

Ante esta caída, y siendo este sector una actividad capital en la economía española, los diferentes gobiernos que han ido pasando han decretado ayudas al sector que se han ido renovando continuamente y que se traducen en ayudas a la compra de vehículos nuevos y redundan en aumento de la venta de coches.

En estos momentos nos encontramos con que estamos ya en la séptima vez que se realiza el Plan PIVER destinado a conceder ayudas al usuario final para que se anime a la compra de coches nuevos y, parecer ser, que la cosa empieza a recuperarse, pero muy lejos de acercarse a las cifras de hace años.

Lo que está claro es que la venta de coches es y será siempre un indicador importante en la economía en cuanto al índice de consumo y que puede indicar los posibles cambios de tendencia que se den en éste.

Compartir