Cuando estamos buscando el adquirir un vehículo, debemos de tener en cuenta que, tras la hipoteca de nuestra casa, será el gasto más importante que vamos a tener en muchos años. Por este motivo el realizar este tipo de compra sin tener la máxima información posible nos parece algo descabellado.

De entre todo lo que debemos de conocer del coche es, en el caso de los de segunda mano, el por qué de su venta. Esto ya no ocurre en la venta coche nuevo en concesionario, ya que aquí el objetivo es claramente el de vender y se presupone que el vehículo nuevo está sin problemas de fábrica.

Además, en la venta coche, las partes deben de cumplir una serie de requisitos, generándose una serie de deberes y obligaciones entre ambas partes que se deben de cumplir para que esta venta o compraventa tenga validez.

La veta coche puede ser objeto de anulación en el caso de que se incumpla, por alguna de las partes, los deberes y obligaciones contraídos.

Por eso, al igual que en cualquier otro tipo de compras que se realicen hay que mirar la ‘letra pequeña’, y más cuando estamos hablando de cantidades de dinero a desembolsar muy considerables para los clientes particulares de la entidad.

Compartir