Alquiler coches era una de las actividades más habituales en muchos puntos de la geografía española cuando la época de bonanza económica permitía a los españoles tener vacaciones al año un par de semana mínimos y se optaba por el viaje a las zonas de playa.

Con esto no decimos que el alquiler coches no sea un negocio que ya no funcione, pero sin duda es una de las actividades que ha experimentado un fuerte retroceso en la cifra de negocio desde la llegada de la crisis, principalmente porque mucha gente ya no puede ir de vacaciones como iba antes y, en caso de que vaya, la media de días que va es mucho menor, con lo cual el número de días que tiene la necesidad de alquilar un coche también se reduce sustancialmente.

Desde la llegada de la crisis las webs de alquiler coches están cada vez más dedicadas a la captación de clientes previa su llegada al destino, con lo cual han intensificado su vinculación con touroperadores, lo que hace que, aquellas multinacionales dedicadas a esta actividad, tengan ventaja sobre los pequeños negocios dedicados a lo mismo al poder tener por ejemplo un contacto directo con los touroperadores en el país de origen en caso de turistas procedentes del extranjero.

Veremos como la crisis afecta a pequeñas y grandes empresas dedicadas a esta actividad de alquiler coches.

Compartir