Como de todo en esta vida, hay quien cuando va a comprar un coche solo mira entre los vehículos nuevos, hay quién busca entre los usados y hay quién realiza una búsqueda amplia en ambos segmentos. Dependerá de lo que estemos buscando del dinero que dispongamos y del uso que le vayamos a dar al coche que compremos.

Los vehículos nuevos poseen ciertas ventajas sobre los usados que pueden hacer inclinar la decisión hacia ellos:

  • Se le presupone que no ha tenido uso, ni para bien ni para mal, con lo cual no dará problemas en el futuro por su mal uso si no se lo doy yo mismo.
  • Al adquirirlo nuevo, el fabricante da garantía de que el vehículo está en las condiciones adecuadas. Esto no quiere decir que el coche no nos pueda salir con problemas pero, por lo menos, hay una garantía que deberá de cubrir las posibles averías durante el plazo que hayamos negociado esa garantía.
  • Comprar vehículo nuevo implica que es el vendedor el encargado de realizar todo el papeleo en la delegación de tráfico correspondiente para que el coche quede a nuestro nombre, con lo cual el ahorro en coste de tiempo y dinero puede ser interesante.
  • A los vehículos nuevos se les presupone una vida larga o, por lo menos, unos años en lo que se seguirá produciendo, con lo cual no suele quedar pronto obsoleto por la aparición de un modelo posterior que lo sustituya.
Compartir