La segunda isla canaria en tamaño es un paraíso natural, volcánico y designada Reserva de la Biosfera por la Unesco desde el año 2009.
Hablar de Fuerteventura es hacerlo de sus playas, muchas de las mejores de todo el archipiélago están aquí y eso lo saben y lo reconocen todos los canarios. Más de 150 km de playas de arena blanca en su mayoría, con aguas turquesas, esmeralda y cristalinas a una temperatura insuperable es algo difícil de encontrar excepto aquí.

Digamos que existen cinco espacios naturales que no te puedes perder y que son la “creme de la creme” de la isla majorera:

– EL Parque Natural de las Dunas Corralejo: 9 km de grandes playas y pequeñas calas en un entorno impresionante.
– Parque Natural de la Isla de Lobos: Un lugar increíble con focas monje, lobos marinos y plantas y pájaros únicos en el mundo.
– Laguna y Playa de Cotillo: Playas vírgenes de arena blanca con pequeñas piscinas de agua transparente resguardadas por un arrecife natural.
– Playas de Jandía: 10 km de playas con aguas turquesas e ideales para la práctica del windsurf o el kitesurf.
– Playa de Cofete y Morro Jable: Una de las playas vírgenes más espectaculares de la isla y, tal vez, del mundo.

Fuerteventura es famosa en el mundo entero por ser un paraíso para los deportes acuáticos, además de los ya mencionados, es fantástica para el surf, el buceo, el SUP o la vela. Pero hay más: no dejes de visitar el mirador panorámico de la isla de Morro Velosa, la antigua capital Betancuria o el pueblo de Lajares y de disfrutar de sus manjares gastronómicos, en especial el queso majorero, los pescados o la carne de cabra.

Compartir