La aurora boreal es como ver un amanecer a destiempo sobre un cielo lleno de estrellas. Ese brillo o luminiscencia que aparece en el cielo nocturno del hemisferio norte es la aurora (en el hemisferio sur se conoce como aurora austral y existen menos lugares habitados donde verlo y documentarlo de manera total, de hecho tal vez el único sea la Antártida).
Se trata de uno de los fenómenos más espectaculares e impactantes que nos ofrece la naturaleza y verla en directo es algo que realmente impresiona.

La primera vez que uno se encuentra frente a una aurora boreal tiene la sensación de no dar crédito ante lo que están viendo sus ojos, el cielo adquiere tonos rosados, anaranjados, verdosos e incluso violetas que te dejan sin palabras.

Podemos disfrutarlas en:

– Alaska (EE.UU): Por ejemplo en el majestuoso Parque Natural Denali o en Fairbanks.
– Canadá: Una gran oportunidad de verla incluso reflejada en grandes lagos glaciares como en la región de Saskatchewan.
– Groenlandia (Dinamarca): Los esquimales de esta enorme isla te dirán que las luces son las almas de los bebés fallecidos.
– Islandia: Volcanes, glaciares, cataratas y aguas geotermales calentitas como la Laguna Azul desde disfrutar mejor el espectáculo.
– Suecia: Principalmente en el Parque Nacional Abisko y las Montañas Kiruna.
– Noruega: Destacan las zonas de Tromso y las islas Lofoten sobre el Círculo Polar Ártico.
– Finlandia: En Laponia podéis observar la Aurora al tiempo que visitáis a Papa Noel.
– Siberia (Rusia): Temperaturas heladoras y una inmensa tundra que despeja la zona de cualquier polución proporcionan las condiciones perfectas para su observación.

La mejor época para verlas es de Octubre a Marzo así que ya sabéis ¡ahora es el momento!

Compartir