España es país de castillos y murallas, por la buena cantidad de estos que han llegado hasta nuestros días. Mucho de lo que se conserva de la época medieval, permanece en pueblos, cuyas calles han mantenido su personalidad, sin sucumbir a la tentación de crecer (afeándose casi siempre) con las construcciones y pisos modernos.

Pasear por estos pueblos es como sumergirse en un cuento de hadas. Sus callejuelas estrechas, murallas y castillos, nos transportan a un tiempo de leyenda. Si quieres hacer un viaje a la Edad Media puedes empezar por estos diez:

Siguiente página
Compartir