Descansar en una construcción marina es algo que pertenece bastante al terreno de la imaginación. Aunque en realidad no tanto, a continuación os presentamos una lista de la revista Conde Nast Traveller con algunos de los mejores súper hoteles flotantes y submarinos del mundo.

King Pacific Lodge (Canadá): En este hotel flotante presumen de servir el mejor pescado de la costa este canadiense.
Le Moana Bora Bora (Polinesia): Hay muchos hoteles construidos a modo de tradicionales bungalows sobre aguas turquesas pero pocos tan maravillosos.
Palafitte Hotel (Suiza): Sus habitaciones son un canto a la domótica (y por tanto, a lo futurista). La maravilla es que lo han combinado a la perfección con la naturaleza, integrando las habitaciones en lago Neuchâtel.
Sheraton Huzhou Hot Spring (China): Extraordinario edifico con forma de herradura sobre el lago Taihu donde se reflejan las animaciones lumínicas del hotel.
En el Conrad Maldives Rangali Island: Es posible tanto nadar con tiburones como cenar bajo el agua, en un alucinante restaurante submarino e incluso puedes darte una fiesta en el club subacuático del hotel Niyama.
River Kwai Jungle Rafts Resort (Tailandia): Con habitaciones flotantes construidas al estilo tradicional y vistas al sensacional paisaje que lo rodea. Bajo el suelo de bambú de tu suite, las aguas; detrás de las paredes de madera, la jungla.
Manta Resort-Isla de Pemba (Tanzania): Una habitación submarina en medio de las clarísimas aguas del índico. Por encima tienes un solarium pero lo más recomendable es pedir un kit de buceo y disfrutar del jardín acuático de este lugar único.

Nos hemos centrado sólo en los construidos ya que hay muchos en proyecto que no se sabe si alguna vez verán la luz.

Compartir