Están de moda. Son mucho más que los antiguos mercados y proliferan por las ciudades de nuestra geografía. Aquí puedes degustar todo tipo de productos al tiempo que los compras, un concepto que lleva ya unos años con nosotros pero que no para de crecer.

Desde la propia web oficial de www.spain.info nos ofrecen algunas de las mejores propuestas para visitar este tipo de locales.

En Madrid por ejemplo es donde más antiguos mercados se han visto casi obligados a evolucionar hacia este concepto mucho más moderno. Destacan el Mercado de San Miguel, junto a la Plaza Mayor y tal vez el más conocido, es visita casi obligada aunque precisamente por eso suele estar bastante concurrido y el Mercado de San Antón en Chueca que dispone de varias plantas coronadas por una preciosa terraza. En la capital hay más y muy interesantes como Platea, El Mercado de San Fernando o el de San Ildefonso.

Barcelona cuenta con un referente y un símbolo de la ciudad como la Boquería, templo de la gastronomía situado en plenas Ramblas y visita obligada de turistas en la Ciudad Condal. Cabe reseñar también los mercados Princesa y Santa Caterina en las zonas del Borne y el Barrio Gótico.

A partir de aquí en muchas ciudades destaca alguno de estos mercados gourmet. En Toledo el de San Agustín dispone de cinco plantas para disfrutar a lo grande de los placeres culinarios. La Lonja del Barranco en Sevilla a orillas del Guadalquivir es una parada obligatoria gastronómica en la capital andaluza. Ciudades de tapeo tan clásicas como Valladolid o Granada cuentan con lugares como la Estación Gourmet o el Mercado de San Agustín mientras el Mercado Central de Valencia o el Mercado del Puerto de Las Palmas de Gran Canaria completan la lista más destacada.

Así que ya lo sabéis, si pasáis por alguna de estas ciudades con ganas de degustar sus productos más tradicionales o sus cocinas más elaboradas ya tenéis una buena lista de la que poder echar mano en cualquier momento.

Compartir