STRATO te ayudará a evitar los peligros que pueden surgir al dar los primeros pasos en el mundo del e-commerce.

Solo aquellos vendedores que conozcan bien su mercado conseguirán adentrarse con éxito en el comercio electrónico. Antes de poder publicar sus productos en la Red, deberían comprobar su demanda en el mercado. Esto se puede hacer, por ejemplo, con una búsqueda en Google. Si un comerciante desea vender chaquetas descubrirá la situación y oferta de su competencia si busca «chaquetas tienda online». Los resultados proporcionan una buena imagen de la competencia para decidir si merece o no la pena adentrarse en un mercado en concreto.

No hay que precipitarse a la hora de elegir el sistema de tienda online. Todo vendedor debería dedicar cierto tiempo a comprobar con precisión sus necesidades. Una tienda online se puede crear principalmente de tres maneras: se puede alquilar la tienda, registrarse en una plataforma online, o gestionar un sistema de tienda propio:

El uso de mercados como eBay o Amazon permite disfrutar de la popularidad y del gran número de clientes que tienen estas plataformas. Sin embargo, puede resultar un poco caro, ya que enseguida se generan costes de cientos de euros al año. Como en el modelo de alquiler, el proveedor de la plataforma online se encarga del mantenimiento y de las actualizaciones.

No hay que olvidar los aspectos legales. Un aviso legal, información detallada de producto y la posibilidad de revocación son muy importantes para evitar sanciones:

  • El aviso legal indica quién es el responsable de la página web. Debe garantizar una toma de contacto rápida. Es necesario indicar el nombre y la forma jurídica de la tienda, la dirección, el número de teléfono y el correo electrónico. También hay que indicar el CIF/NIF entre otros datos.
  • Durante la compra online, el cliente debe visualizar información de producto detallada, ya que no puede ver el artículo antes de comprarlo. Por ello, conviene mostrar los productos en detalle, con buenas imágenes, precios e información de envío. También es obligatorio añadir un botón de pedido y un resumen del pedido claro. Las tiendas de alquiler ya tienen en cuenta estas cuestiones.

Los vendedores están obligados a ofrecer a los clientes un formulario de revocación para descargar. Si el cliente no desea conservar su artículo y quiere anular el contrato, puede hacerlo por e-mail, fax, correo postal o teléfono.

Compartir