Una de las últimas oportunidades del año para hacernos una escapada de más de un fin de semana es el puente de diciembre y, estando casi a las puertas de navidades, qué mejor que encontrar lugares que no nos salgan muy caros. Uno de ellos es Marsella. A pocos días del puente aún encontramos billetes de avión por menos de 100€ y el alojamiento solo es cuestión de buscar y comparar para encontrar algo económico.

Marsella es el primer complejo de deportes náuticos europeo que incluye 14 puertos, todos ellos con algo en común, los “cabanons”.

Marsella se puede conocer perfectamente en 3 o 4 días, Los imprescindibles de la ciudad son: Notre – Dame de la Garde, El Vieux-Port, Abadía de Saint Victor, el Ayuntamiento, Le Corbusier, L’Estanque y los pintores, La Canebière, Vieux MArseiile et Panier, La antigua Charité, El estadio Vélodrome y el Castillo de If. Pero tiene mucho más patrimonio que conocer, hermosas playas que visitas y disfrutar y eventos y exposiciones a los que acudir.

Por la ciudad podemos movernos en coche, metro (tiene 2 líneas), autobuses, tranvías y bicicleta.

Es típico allí el jabón y los “santons”. Desde el último fin de semana de noviembre comienza la feria de las figuritas de navidad (“los Santons”) que se expone a lo largo de las Avenidas de Meilhan.

La gastronomía típica de Marsella incluye la famosa bouillabaise, el arroz con favouilles (cangrejos pequeños), los pieds et paquets la lubina y la dorada, entre otros.

Compartir