Turquía, a pesar de los acontecimientos de este año, se ha preocupado mucho de mantener las medidas de seguridad necesarias para asegurar que los viajes turísticos a cualquier punto de este país sigan siendo tan mágicos como siempre y para el puente de diciembre, uno de los lugares más encantadores que podemos visitar es la ciudad de Estambul, una de las más visitadas del mundo que fue capital de tres imperios, el Otomano, el Bizantino y el Romano.

Una ciudad siempre a caballo, entre dos mares, entre dos continentes, entre dos mundos…

Entre los imprescindibles para visitar en Estambul durante los días que dure nuestro viaje están: el palacio Dolmabahçe que sustituyó al Palacio Topkapi durante unos años como residencia de los sultanes, la Torre Gálata, una de las más antiguas del mundo, el Palacio Topkapi, residencia de los sultanes, Santa Sofía, una joya bizantina, la Mezquita Azul, la más famosa de la ciudad, el gran bazar o la Cisterna Basílica, un palacio sumergido.

Para movernos por la ciudad podemos usar los taxis, barco, autobús, funicular, metro y tranvía.

Podemos aprovechar nuestra escapada para relajarnos en alguno de sus baños turcos, hacer un crucero por el Bósforo o para comprar productos como alfombras, antigüedades o delicias turcas y baklavas.

A la hora de comer, podemos probar platos típicos como las delicias turcas, las baklava, el testi kebab, el pollo con miel o el lüfer y no podéis dejar de probar el té de manzana además del ayran y el raki.

Compartir