Decidirnos por la ciudad más poblada y más grande de Italia, con más bienes históricos y arquitectónicos del mundo, como es Roma, para visitar en el próximo puente de diciembre, siempre es una buena elección.

Hay un proverbio italiano que dice “no tiene importancia el motivo que te lleva a visitar Roma, aunque sea éste una penitencia”, es una ciudad que hay que conocer, no solo por su extensa riqueza histórica y cultural, sino por toda la oferta que proporciona, tengas el gusto que tengas o las preferencias que sean.

Por la ciudad podemos desplazarnos en taxi, autobús, metro, tranvía y bicicleta.

Algunos de los imprescindibles que no nos podemos perder en una visita de 4 días son: el Coliseo (el símbolo de Roma), el Arco de Constantino (el arco del triunfo más conocido), el Palatino, el Foro Romano (la antigua plaza de Roma), los Foros imperiales, la Plaza del Capitolio (creada por Miguel Ángel), la Vía del Corso, el Panteón, Plaza Navona, la Fontana di Trevi, la plaza de España, el barrio de Trastévere, las catacumbas y la Vía Appia Antica.

Otra visita obligada es a la Ciudad del Vaticano y la Basílica de San Pedro o el Castel Sant’ Angelo.

Para reponer fuerzas, Roma es una de las ciudades del mundo donde mejor se come. Podemos degustar platos típicos como la bruschetta, la mozarella de búfala, penne all’arrabbiata, carnes y pescados o el Tiramisú. Sin olvidarnos de sus vinos.

Compartir