Corea del Norte es un país cerrado a cualquier cambio exterior, pero abierto al turismo extranjero, por lo que a pesar de que las estancias allí son muy controladas, podemos escogerle como destino para practicar esquí a la hora de tomar una decisión sobre dónde ir en un viaje de invierno a practicar nuestro deporte favorito.

El presidente coreano Kim Jong-un inauguró a finales de diciembre de 2013 un resort en la estación Masik Pass, construida por el ejército en un tiempo record, 18 meses, que nos ofrece más de 16 kilómetros distribuidos en 10 pistas, opción a practicar esquí nocturno y una pista de aterrizaje de helicópteros.

Para llegar a esta estación de esquí, podemos hacerlo con la agencia de viajes Koryo Tours, una de las pocas agencias del país.

En su primer año de vida esta estación de esquí recibió muy pocos visitantes extranjeros. En la temporada pasada, ninguno, porque Corea cerró las puertas al turismo a causa del brote de ébola. Esta temporada prevén recibir turismo extranjero a gran escala ya que la agencia que organiza los viajes a la estación tiene suscrito un acuerdo con más de 200 empresas extranjeras para atraer turismo a las instalaciones. Allí nos encontraremos con muchos visitantes del país que no están muy familiarizados con la nieve ni con los deportes de invierno todavía.

Parece ser que es recomendable contratar una póliza médica que cubra la evacuación en caso de accidente, al tiempo que contratamos nuestro viaje a la estación de esquí.

Compartir