Dinamarca es uno de los países más planos de Europa, su promedio de altura no es mayor de 30 metros sobre el nivel del mar y su pico más alto tiene una altitud de 173 metros, es la colina de Yding, pero a pesar de estos datos, es un destino perfecto para escogerlo como lugar al que ir en un viaje de invierno para practicar el esquí, un deporte favorito para muchos.

Dinamarca tiene 4 estaciones de esquí, Silkeborg, una estación que podemos disfrutar en cualquier momento del año gracias a la nieve artificial, donde además le dan un tratamiento especial a sus pistas y que se encuentra en la ciudad del mismo nombre, que es una de las ciudades más modernas de Dinamarca, en el distrito de los lagos. Hoch Hylkedal – Kolding, una estación que ofrece pistas para niveles principiante e intermedio y cuenta con 1 remonte, localizada en Kolding, a 229 km de Copenague. Hedelands, con 3 remontes y pistas para niveles fácil y experto y nieve artificial, está localizada en Roskilde y está gestionada por un Club local de esquí.

La cuarta estación es Bornholm, una estación localizada en la isla del mismo nombre, que es un lugar muy soleado, de hecho se la conoce como “la islas del sol”. Esta estación se creó gracias a un agricultor que pidió una subvención a la Comunidad Europea y que sorprendentemente para él le concedieron y construyó tres pistas iluminadas a 110 metros sobre el nivel del mar con dos remontes, un cañón de nieve artificial y una máquina pisapistas.

Compartir