En el corazón de Europa tenemos una joya muy poco desconocida para el turismo todavía, que nos ofrece montones de posibilidades y una belleza inmensa en un territorio muy pequeño. Hablamos de Eslovenia. Un destino turístico perfecto para escogerlo como lugar al que ir en un viaje de invierno. Y si en este viaje además, lo que queremos es aprovechar a practicar un deporte de invierno como el esquí, Eslovenia es el destino ideal para conocer nuevos sitios.

La zona más bonita del país es el norte con los Alpes Julianos y el monte más alto de Eslovenia, el Triglav (que significa tres cabezas) y, el deporte nacional es el esquí, por lo que cuenta con más de 280 km de pistas en total y más de 180 remontes, repartidos en más de 40 estaciones de esquí, de todos los tamaños y para todos los niveles, sea principiante, intermedio, avanzado o experto.

La mayoría de las estaciones se concentran en la zona de los Alpes, y en todas se pueden practicar varias actividades como patinaje sobre hielo o snowboard además del esquí de fondo y el esquí alpino.

La estación de esquí más antigua del país, conocida internacionalmente por ser sede de la Copa del Mundo de Esquí Alpino, la Copa Vitranc, es Kranjska Gora, en la localidad del mismo nombre que está dedicada a los deportes de invierno. Allí podemos encontrar incluso un hotel de hielo.

Compartir