Estados Unidos puede ser el destino perfecto para escoger en un viaje de invierno en el que poder realizar turismo activo y practicar deportes de invierno como es el esquí.

A lo largo de todo su territorio tiene cerca de 400 estaciones de esquí que no siguen la organización habitual que encontramos en las europeas. En Estados Unidos normalmente encontramos grandes centros de esquí que se forman con varias estaciones que suman cientos de km de pistas entre todas y a las que se puede acceder con un mismo forfait y, en todas disponen de una nieve de gran calidad, normalmente polvo seca.

Las más conocidas son Aspen y Vail pero en sus más de 400 estaciones suman más de 11.000 km de pistas esquiables para todos los niveles, aunque hay que tener cuidado con la clasificación de las pistas porque difiere de las europeas. Por nivel de dificultad, azul es fácil, rojo es intermedio, diamante negro es difícil y doble diamante negro es extremo.

La mayoría de las estaciones de esquí más populares se encuentran en las Montañas Rocosas que cruzan el país de norte a sur y, muchas de ellas, están en o cerca de Parques Naturales con lo que tienen unas vistas y unos paisajes espectaculares. Se pueden practicar todo tipo de deportes de invierno por todas ellas.

Otras estaciones muy populares son: Steamboat Springs, Beaver Creek, Snowmass, Winter Park, Copper Mtn., Keystone, Breckenridge, Crested Butte, Telluride y Arapahoe Basin.

Compartir